La creciente dualización del trabajo en la Sociedad Red

Trabajo Sociedad RedAna Moreno Romero     (Grupo de Investigación de Organizaciones Sostenibles UPM)

Llevamos muchos años hablando de los trabajadores del conocimiento, de la clase creativa, de la libertad que trae el teletrabajo, de los nuevos yacimientos de empleo vinculados a la web 2.0…. Es indudable el atractivo de esos perfiles profesionales, su protagonismo en  proyectos de innovación y en el cambio de las reglas del juego de muchos sectores. También empezamos a oír hablar del lado oscuro del nuevo estado del trabajador moderno “siempre conectado”: estrés crónico, bajada de productividad por dispersión, dificultades para guiar a los niños y jóvenes en su intensa vida en la red, e incluso del aumento de las adicciones a las TIC.

Sin embargo, la imagen de esos trabajadores y trabajadoras del conocimiento, con sus nuevos desafíos para desplegar modelos equilibrados de trabajo, es solo una parte de la agenda de la calidad del empleo en la sociedad red.

La múltiple dualización del mercado de trabajo.

Quizás el problema mayor, empiece a ser ya el número creciente de trabajadores del conocimiento de perfil menos cualificado, con puestos precarios y mal remunerados, normalmente pegados a operaciones de rutina y a servicios básicos vinculados a procesos automatizados muy complejos:  call centres, centros de procesamiento de datos, operación logísticas de los servicios web.  Se trata de puestos de trabajo cuyo valor añadido aparente es muy estrecho aunque ya hay experiencias en los centros de atención al cliente que muestran que, si la persona que presta un servicio carece de una cierta visión del proceso y del contexto, es muy difícil que satisfaga bien su función. Incluso ahí, en los más cercanos a los nuevos automatismos, se  requieren perfiles con mayor cualificación y reconocimiento.

Son rasgos que muestran que la dualización del mercado de trabajo vinculada a la incorporación de las TIC en las organizaciones se está consolidando: las diferencias profesionales entre los creativos y los operarios del conocimiento; el fortalecimiento de las grandes empresas y la fragilidad de las pymes ante la globalización y la creciente complejidad organizativa; el aumento de la brecha salarial entre los que más ganan y la media dentro de las empresas; la dificultad de reengancharse al mercado de trabajo si no se tiene un perfil competencial adaptado a los requerimientos de una sociedad globalizada, tecnologizada y compleja.

Como todos los grandes desafíos de estos tiempos, el analisis de estas tendencias del mercado de trabajo y la búsqueda de soluciones, necesita un planteamiento multistakeholder del  que no puede estar excluido ninguno de los grupos de interés.  Los sindicatos, las organizaciones empresariales, las Administraciones Públicas con competencias en empleo, las organizaciones del tercer sector que representan a los colectivos con mayores dificultades de incorporarse al mercado de trabajo deben aunar esfuerzos para precisar diágnostico y soluciones. Y aunque, de alguna forma, todos creen estar contribuyendo a la agenda que resuelve estos desafíos, la realidad, o al menos esa es mi percepción como ciudadana e investigadora, es que faltan datos, conocimiento y rigor en el tratamiento de estos asuntos; falta capacidad de auto-crítica y faltan los motivadores para el diálogo constructivo. La capacidad real de influir de estos grupos de interés está muy desdibujada, y necesitan innovación para posicionarse.

Recuperar capacidad de intervención para los trabajadores del conocimiento.

Mientras las grandes empresas globales avanzan en el sólido despliegue de los sistemas de información, los trabajadores pierden capacidad de intervención. La implementación de los e-servicios inteligentes, la automatización de las decisiones vinculadas a muchos procesos de adquisición de productos y servicios, el procesamiento y análisis de las ingentes cantidades de información disponible, el llamado “big data”,  los nuevos derechos de imagen y el olvido en Internet, la propiedad intelectual en la red avanza con pasos prácticos. De un lado los Google, Facebook,Telefónica, Nokia, Siemens…, de otro, las empresas eléctricas, las de distribución, las de automoción. Cada vez más,  la inteligencia, el criterio, los valores subyacentes, están en los sistemas gestionados por empresas: los buscadores, las ciudades inteligentes, los asesores de compra o la personalización de los servicios.

La capacidad de intervención individual, como trabajadores, como clientes, como ciudadanos de un mundo globalizado,  está disminuyendo y se traslada más a los aspectos organizativos (tecnológicos, de procesos o culturales) de las empresas globales. En este proceso de transvase de poder,  el debate sobre los trabajadores del conocimiento es algo capital.

Quizás las propias empresas, desde sus departamentos de Recursos Humanos, especialmente aquellas comprometidas con la Responsabilidad Social Empresarial, RSE, y la vertiente orientada a los trabajadores, la RSE Interna,  puedan liderar estos análisis sobre los puestos de los trabajadores del conocimiento y generar plataformas para la búsqueda de modelos. En cualquier caso, forma parte de un nuevo y necesario bien común el impulso a la motivación y la creatividad individual en todos los niveles. Necesitamos líderes centrados en valores éticos para un entorno complejo; definición de puestos de trabajo que incentiven la aportación de valor al conjunto; perfiles mediadores capaces de entablar procesos deliberativos con todos los grupos de interés para incorporar sus preferencias a los sistemas complejos; o culturas organizativas cooperativas para diálogo sectorial que apueste  conjuntamente por los asuntos relevantes que no pueden afrontarse individualmente.

Desde la universidad podemos aportar un espacio para la reflexión y un observatorio de tendencias para los trabajadores del conocimiento y para las formas organizativas de la sociedad en red. Necesitamos conocer la realidad para orientar a los alumnos y alumnas que desde nuestras aulas se incorporan al mercado de trabajo.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Innovación / rutinas productivas, RSC / Sostenibilidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s