Sector financiero, más sorpresas

Por Mercedes Carreño

¿Qué más sorpresas nos va a deparar el Sector Financiero? ¿Lo puede imaginar?

La última ha sido que Barclays Bank y posiblemente alguna entidad financiera más han manipulado los datos para la confección del índice de precios del Mercado Interbancario en el Reino Unido (LIBOR), índice al que se referencian numerosas operaciones financieras y no financieras en el mundo. En Alemania se está investigando  tambien una colusión similar del Deutsche Bank y otras parecidas se abren en EEUU y Japón.

Se trata de una nueva estafa de proporciones inauditas surgida en el corazón del sistema financiero europeo y mundial. Un nuevo ejemplo de apropiación indebida amparada en la más absoluta opacidad y manipulación de los procedimientos.

En lo que se refiere a nuestro país, el sector financiero no solo ha sido “la mano que mece la cuna” de la ya manida burbuja inmobiliaria, sino que nos sorprende todos los días con la ocultación de datos, una opacidad más acompañada de la falta de profesionalidad en la gestión de los riesgos bancarios y de retribuciones  multimillonarios que se auto-concedían en cajas y bancos en un “régimen de gobierno” preparado para justificar  estafas gigantescas.

Para “arreglar” las consecuencias de este “desmadre financiero”, los ciudadanos y las empresas no solo sufren ahogos de tesorería o sienten crecer a su alrededor las cifras de los más de 4,5 millones de parados, sino que soportan continuas subidas de impuestos, mientras se recortan sus servicios  y se reducen los salarios mediante una reforma laboral que parece pensada, desde el Gobierno del PP, para favorecer la humillación de los trabajadores y para aniquilar del todo a los Sindicatos.

Para acentuar nuestro estado de shock nos dicen que ¡lo peor está aún por venir!, mientras nos culpan de la situación acusándonos, a los sufridos ciudadanos, de haber gastado más de lo que podíamos. ¡No señor!, los responsables son los que tenían responsabilidad y cobraban por ello.

.

La defensa ciudadana, aquí, en Europa o EEUU, no debe tener miedo en tomar iniciativas judiciales en la búsqueda de los verdaderos responsables.  Como bien señala el juez Andreu en su auto contra los directivos de Bankia,  “escándalos como los de Enron, Tyco y WordCom o el caso Dysney (seguido ante la Delaware Chancery Court, de forma pionera en la materia)” han abierto un camino que responsabiliza a administradores y directivos para “encausarles por su naturaleza abusiva”. ¡ Si existen leyes que se cumplan!

.

Alguna lección debemos sacar de todo este despropósito. No es suficiente con las recapitalizaciones bancarias – absolutamente necesarias-  ni con mayores exigencias futuras para mejorar la Supervisión Bancaria (española y europea)…  Es necesario revitalizar la ética profesional haciendo cumplir, desde ya, las leyes existentes para que la democracia no se resienta con reglas de juego que sean una “trágala en las que siempre llevan las de perder “los de siempre”.

.

¡Evitemos en lo posible retroceder en el ejercicio democrático!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Globalización / Gobernanza, Innovación / rutinas productivas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s