USA: Romney y sus fantasías

Por Roger Senserich (Politikon)

Mitt Romney empezó la semana con un anuncio nuevo en Ohio realmente audaz: critica a Obama por haber llevado GM y Chrysler a la bancarrota, declara que él es el candidato pro-automóvil por excelencia en esta campaña y dice que el Presidente vendió Chrysler a los italianos y estos quieren llevarse la producción de Jeeps a China.

Un pequeño detalle sin importancia: tres de esas cuatro afirmaciones son completamente falsas. Sí, Fiat compró Chrysler. El resto es un invento total y completo, cuanto no una falsedad directa. Obama rescató GM y Chrysler con un rescate financiero al que Romney y todo el partido republicano se opuso. Y lo que es más cómico, el CEO de Chrysler ha salido a desmentir a Romney de inmediato, anunciando que Jeep está expandiendo la producción en Ohio, no moviendo fábricas a China.

Lo que ha sucedido a continuación, sin embargo, es curioso: la prensa de Ohio, en bloque, ha salido en tromba poniendo a parir a Romney y su alegro desprecio por la realidad. Esto es, como poco, inusual en Estados Unidos, donde casi cualquier burrada pronunciada por un político se convierte en un desacuerdo entre unos y otros una vez llega a los medios.

¿Pero cuál ha sido la reacción de Romney? Lejos de retractarse, han empezado a emitir el anuncio en cuestión más a menudo, y lo han ampliado con spots radiofónicos, que han conseguido cabrear a CEO de GM casi de inmediato. Otra cosa no, pero a cínico sin remordimientos y hombre capaz de cambiar su opinión cada diez minutos no le gana nadie.

¿Por qué Romney está haciendo esto? La idea implícita, creo, es que Mitt y su campaña creen sinceramente que la verdad no importa demasiado estos días. Los medios de comunicación tradicionales tienen cada vez menos peso; si el Columbus Dispatch dice a cinco columnas que estás mintiendo como un bellaco no pasa nada, ya que nadie lee ya el Columbus Dispatch. Las elecciones se ganan a estas alturas movilizando a los tuyos y desanimando a los votantes del lado contrario, y decir que Jeep va a cerrar fábricas quizás baste para que algún sindicalista despistado se quede en casa el martes que viene.  Lo triste, me temo, es que puede que tengan razón.

Obama sigue por delante en Ohio, y por cuestiones de arimética electoral, es bastante probable que eso le dé la presidencia.  Aún así, es bastante increíble el nivel de cinismo de Romney como candidato. Lleva toda la campaña así, y parece haber funcionado hasta ahora, así que Dios sabe si  esto le dará el último empujón que necesita. Obama sigue siendo favorito (insisto – Nate Silver no está solo diciendo estas cosas), pero Romney realmente está siendo un candidato mucho más duro y correoso de lo que todo el mundo esperaba, yo el primero.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación / social media y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s