Los diputados del Congreso usan las redes sociales más que los senadores

Por David Álvarez Sabalegui    (Parlamento 2.0)

¿Como usan las redes sociales nuestros representantes? ¿Hasta qué punto está habituada nuestra clase politica en el uso de los recursos que aporta Internet? ¿Como las usan, como un mero canal de trasnmisión o facilitando la interacción con los ciudadanos?

Llevo tiempo analizando este comportamiento de nuestros políticos y nuestras instituciones y algunas cosas pueden ya resaltarse.

A falta de una presencia en redes sociales de nuestras dos principales instituciones políticas (Congreso y Senado) debemos conformarnos con el análisis de la presencia directa de los parlamentarios.  No obstante, algo cambia. El Senado ha anunciado ya su puesta de largo en el mundo de la Web 2.0 para el próximo 12 de Noviembre (inauguración de la nueva Web y su cuenta en Twitter) aunque el Congreso, la camara principal en cuanto a iniciativas legislativas, no ha comunicado todavía una decisión similar.

Podemos afirmar, sin embargo, que los parlamentarios que ocupan dichas Cámaras llevan ya un cierto recorrido dentro de la Red medida en su presencia en Facebook, Twitter o Blogs:  el 64,6% de los diputados y el 58,2% de los senadores utilizan al menos uno de esos recursos de la Web 2.0  con algunas diferencias de intensidad y ritmos que merecen destacarse:

Como ya se ha hecho notar, los diputados superan en presencia en 6,3 puntos de diferencia a los senadores.

  • La red social más usada entre los parlamentarios de ambas cámaras es Twitter, con algo más de la mitad de los diputados (y algo menos de la mitad de los senadores) con una cuenta abierta.
  • Los senadores únicamente superan a sus compañeros en la accesibilidad de las cuentas de correo, como veremos más adelante.

¿Tiene incidencia en el uso de las redes sociales el sexo de sus señorías? Sí lo tiene, pero menos que su adscripción a una u otra cámara. El colectivo que  tiene peor porcentaje es el correspondiente a las senadoras (50,55% de presencia en la Web 2.0) pero el segundo siguiendo de menor a mayor, son sus compañeros senadores (62,29%), las diputadas (64,23%) y los diputados (64,79%).  De ello se deduce que el perfil que aporta el Senado es más determinante en el menor uso de las redes que el que pudiera derivarse del genero de los parlamentarios.

Si analizamos estos datos segmentándolo por tipo de red social, vemos que las diferencias existentes en el uso de Facebook son menores que las que genera Twitter. Hay que hacer notar que nos referimos a cuentas abiertas no a cuentas activas, un asunto sobre elue volveremos en próximos análisis.

  • Mientras un 44% de los diputados poseen Facebook, los senadores lo hacen en un 42,1%.
  • Donde ya se aumentan las diferencias es precisamente en la red social predominante en el ámbito de la política, en Twitter, donde un 53,4% de los diputados tienen cuenta abierta por un 45,1% de los senadores.
  • La plataforma 2.0 que peor baremo tiene es, sin duda alguna, los Blogs, con un 25,1% de los diputados con página abierta por un 18% de los senadores.
  • Por último, podemos añadir una variable nueva, no propiamente de la cultura 2.0, como es la accesibilidad de sus cuentas de correo, un aspecto en el que el Senado se muestra más transparente.  Efectivamente, mientras que desde su actual web cualquier ciudadano puede acceder al correo electrónico de la totalidad de los senadores, en el Congreso hay un 32% de diputados con los que es imposible comunicarse de este modo.

¿Se pueden considerar aceptables estos datos?  Podemos afirmar que, a falta de un examen más fino y pormenorizado, el comportamiento de los parlamentarios se sitúa algo por encima de los niveles promedio de la población española. Es decir que, medido en cuanto a presencia formal, utilizando como baremo solo si tienen o no cuentas abiertas en Facebook o Twitter, podemos decir que nuestros representantes muestran un grado aceptable de apertura a las redes sociales. Veremos si un análisis más detallado que aborde los usos que hacen de esas cuentas, la intensidad y el tipo de actividad que desarrollan,  nos confirma esta primera visión o no.

Lo que es indudable es que el acercamiento a sus representados les obliga a desarrollar una nueva cultura política que se apoye en internet y las redes sociales, única forma de dar rápidas respuestas a los deseos de participación, control y transparencia que reclaman los ciudadanos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en eParticipación / Partidos, Opacidad / Transparencia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s