La industria cultural en “fuera de juego”

Por Ignacio Muro

Si el estudio del caso suele aportar instrumentos para comprender la realidad que resultan más válidos que la pura teoría, es porque “es en lo particular donde quedan impresas las huellas del recorrido más real”. Esa afirmación de Riszard Kapuscinski, maestro de periodistas, explica tambien cómo, a menudo, es en el detalle más  pequeño “como se percibe mejor el todo”.

Por eso, puede resultar suficiente el análisis de una experiencia concreta contada en primera persona por su actor principal para comprender en qué consiste el supuesto conflicto entre los autores y los internautas o entre la industria cultural y el entorno digital. Eso sí, debes estar dispuesto “a perder 18 minutos oyendo a un gordo que habla”.  Lo que te va a contar es la historia de “un éxito”,  la experiencia de un emprendedor que fundó un blog llamado Orsai, ahora reconvertido en un completo proyecto editorial.  El nombre elegido, que en el lenguaje futbolero significa fuera de juego, define a la perfección el espacio crítico en el que hoy se ubica la industra cultural tradicional.

La Ley Sinde no sirvió para conciliar los intereses entre autores e internautas, como anunciaba el gobierno del PSOE, una conciliación que estaba encontrando su cauce natural de solución. Los añadidos aportados por el ministro Wert, del actual gobierno de Rajoy, tampoco sirvieron para otra cosa que para acabar de criminalizar los nuevos comportamientos de la cultura on line que quedaban asociados a “robo”, “expolio” o “piratería”.

Esa criminalización inutil era solo el foco puesto sobre comportamientos marginales que  sirvió a las industrias  culturales tradicionales para distraer de su incapacidad para abordar una transición hacia lo digtal que les obligaba a nuevas relaciones con los creadores y a nuevas mediaciones para las que no estaban preparadas. La ley Sinde-Wert era una pantalla que parecía resolver un problema central cuando solo les daba tiempo para conservar y defender unos derechos y unos privilegios que ya nada tenían que ver con la nueva realidad.

El golpe brutal que ha supuesto ahora el incremento del IVA, es, esa sí,  la decisión política del ministro Wert que puede provocar una muerte súbita de la cultura si no se corrige pronto, pero que, en cualquier caso, precisa de una solución basada en muchos nuevos proyectos como el que Orsai puede representar.

Anuncios

Acerca de Ignacio Muro

Economista, miembro de Economistas Frente a la Crisis. Analista social. Profesor de Periodismo en la Univesidad Carlos III y experto en procesos informativos. http://www.ignaciomuro.es. @imuroben
Esta entrada fue publicada en Desintermediación / eComerce, Innovación / rutinas productivas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s