Sobre la independencia de Cataluña: no es la UE, son sus 27

Por en   Politikon

Creo que procede una breve nota relativamente banal, pero creo que necesaria, sobre cuál es la posición más creíble de la UE ante una hipotética independencia de Catalunya, a raíz de esta discusión entre Laia Balcells, Jose Ignacio Torreblanca, Roger Senserrich y Pepe Fernández-Albertos. El dedo en la llaga lo ha puesto, a mi entender, Pepe.

Cives dejaba caer en el último párrafo de este apunte que no tenía muy claro “de qué depende la batalla política dentro de la UE respecto a este problema porque no conozco lo suficiente la posición de los distintos Estados” (cursivas mías). Lo que merece la pena remarcar es ese “porque…”.

Si algo ha dejado al descubierto la presente crisis europea es que en Europa, y quitando la política monetaria de los Estados que formamos parte de la zona Euro, el interés nacional prevaleceMoravcsik tenía, esencialmente, razón. Cuando la crisis ha llegado, los sistemas de coordinación de política macroeconómica no monetaria han saltado por los aires. Las llamadas ‘Broad Economic Policy Guidelines‘ eran, junto a lo ampliamente establecido en el Pacto por la Estabilidad y el Crecimiento, instrumentos aparentemente fundamentales para determinar la dirección de la política económica de los países. En todo ello la Comisión, órgano supranacional, tenía un papel destacado. Pero ha sido entrar en juego el problema de la deuda relacionado con los desequilibrios dentro de la zona Euro y revelarse que ni BEPGs, ni Estrategia 2020, ni nada.

Aquí lo único que cuenta son las negociaciones cumbre a cumbre, MoU a MoU, paso a paso, entre Estados. Ese es el mecanismo de decisión fundamental que se ocupa de los grandes cambios y objetivos de Europa.

No cabe esperar nada demasiado distinto de una crisis relacionada con la posible secesión de un territorio parte de un Estado miembro. Tenemos 27 países. 27 actores distintos con preferencias distintas sobre la permanencia o no de una Catalunya independiente la UE. Cada uno de los países adopatará su posición despues de hacerse preguntas como éstas:

¿la salida de Catalunya de la UE afecta seriamente a nuestras exportaciones en el mercado común? ¿Sienta algún tipo de precedente el aceptar la secesión de Catalunya y su posterior reincorporación a la UE? ¿Se relaciona ese precedente con algún problema nuestro que no queramos agitar? ¿Qué consecuencias en los mercados de deuda tiene sacar a una economía relativamente rica de 7.000.000 de habitantes de la ya maltrecha España? Si nuestro país está expuesto a contagio de riesgo dentro del euro ante un empeoramiento de la situación española en los mercados, ¿nos puede hacer daño esta salida?

Las preguntas son muchas, y recorrerlas una a una exigiría un conocimiento relativamente exhaustivo de cada país y de su situación de balanza de pagos, conflictos secesionistas internos, posición en los mercados y exposición a shocks externos, etc. Lo único que deseo remarcar es que si alguien está pensando en que Catalunya puede meterse bajo el paraguas de la UE o quedarse fuera del mismo, no ha de mirar a la Comisión ni al Parlamento. Más bien ha de preguntarse cuántos aliados y cuántos detractores tendría este hipotético movimiento de entre los 27 miembros de la UE, y particularmente los 17 de la zona Euro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Globalización / Gobernanza, Otras innovaciones sociales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s