Trabajadores modernos, siempre conectados

Trabajo Sociedad RedAna Moreno Romero

Los trabajadores y las trabajadoras del conocimiento estamos viviendo un cambio profundo en los fundamentos de nuestros puestos de trabajo. Los dispositivos y tecnologías que hemos ido incorporando en los últimos 20 años al desempeño de tareas  han provocado cambios radicales en nuestra vida profesional.

Los mismos ordenadores personales que permitían a cada usuario tener más potencia de procesamiento e interfaces más amigables, descargaban sobre él la responsabilidad de que el equipo funcionara, de actualizar versiones de software, de hacer copias de seguridad… Y ahora que parecen volverse “terminales tontos”, mientras descargan “en la nube” las aplicaciones más inteligentes, se aprovechan del control de nuestros datos que hemos cedido “a la red” con tremendos costes ocultos asociados a los riesgos más inquietantes sobre privacidad o sobre el derecho al olvido en Internet.

Por su parte, los teléfonos móviles facilitaron enormemente la gestión de las comunicaciones pero a costa de hacer desaparecer de nuestro lenguaje profesional las frases: “no está” o “está ocupado”.  Estar siempre localizable se consideraba merecedor de un plus en algunos puestos de trabajo: médicos para urgencias, responsables de los centros de control y mantenimiento, fiscales y jueces de guardia. Ahora todos estamos siempre localizables y, en general, se asume que el teléfono se contesta cualquier día a cualquier hora.

El correo electrónico fue avanzando poco a poco e introdujo unas ganancias evidentes en coordinación y comunicación pero, a la vez, hizo que se perdiera la capacidad de cada receptor de recibir lo que consideraba adecuado y rechazar lo que no.  Trescientos correos diarios, o ficheros adjuntos que requerirían varias jornadas laborales para leerlos, o recepción cada día de 10 links de acceso a jornadas y/o boletines “apasionantes”, llevan al colapso a la herramienta. Hoy, ya nadie duda de que la falta de sentido crítico en el uso del correo ha hecho que pierda, en gran medida, su utilidad.

En 20 años, los usos del ordenador personal, el teléfono móvil y el correo electrónico, los tres pilares tecnológicos que han invadido nuestras vidas, han aumentado complejidad y la dependencia del trabajo. Los ordenadores personales se hicieron portátiles pero, a la vez, llevaban la oficina a casa, al aeropuerto, a los viajes. Los teléfonos se volvían inteligentes pero, a la vez, llevabas el correo electrónico en el bolso o en el bolsillo de la chaqueta, y así ya podías contestar entre reunión y reunión, dándose por sentado que algo enviado es algo visto. Las redes sociales se introducían en el ámbito profesional pero a la vez se nos asignaban funciones de “pequeños community managers” con los blogs, los foros de debate, cuentas de twitter o la responsabilidad de mantener actualizados ciertos repositorios de información y/o contactos.  El whatsapp, nacido para hablar con los niñ@s, pasaba a estar invadido por el trabajo, tanto en listas de contactos como en temas de conversaciones.

El concepto de jornada de trabajo como algo con un tiempo de comienzo y uno de finalización, ha desaparecido. El trabajador moderno “siempre conectado” se ha ido conformando en los últimos 20 años bajo la fuerza de las TIC y de los consiguientes cambios en los procesos organizativos. El cambio de modelo ha sido continuo, rápido y atractivo… pero a la vez de una envergadura que quizás no hemos sabido analizar hasta ahora. La apuesta de los departamentos de recursos humanos se ha limitado a evitar las resistencias de los trabajadores y a facilitar la alfabetización tecnológica.  No hay duda de que los cambios de los puestos de trabajo de los trabajadores en red ha sido enorme. Y que se asume que vivimos más estresados  y con más incertidumbre pero somos mucho más productivos.

La agenda de desafíos para las organizaciones sigue creciendo: ¿Cómo separar en el Smartphone la vida profesional y personal cuando los trabajadores están en su jornada de trabajo? ¿Cómo limitar el impacto en la reputación de la empresa para la que trabajas de las acciones individuales en las redes sociales? ¿Cómo controlar la seguridad de los distintos terminales (Ipad, ordenadores personales, teléfonos) que son propiedad de los trabajadores y que amablemente ceden para usos profesionales? ¿Cómo no autorizar desde los terminales profesionales usos personales a quien está conectado 24 horas los 7 días de la semana?

La pregunta central en las que muchos investigadores estamos trabajando tiene dos caras: ¿Mejoran realmente estas herramientas la productividad de los trabajadores y trabajadoras? ¿Mejoran su calidad de vida profesional? Y digo que tienen dos caras porque la cara y la cruz siempre van juntas. ¿O no? ¿Es posible que estemos ante una moneda que tiene dos cruces? ¿Cuál sería entonces el foco de las líneas de investigación? ¿La suma de los dos? ¿Cuestionamiento radical del modelo actual de sistemas de información en la vida profesional? ¿La categorización clara y radical de los puestos del conocimiento para dar respuestas diferenciadas por tipo de perfil red?

Es necesario orientar las líneas de investigación a la comprensión de los nuevos riesgos laborales psicosociales y a las nuevas competencias que necesitan los trabajadores del conocimiento para gestionar la nueva realidad. Si baja la productividad pero el trabajador tiene más libertad creativa, más flexibilidad para organizar su puesto de trabajo, más facilidades para conciliar su vida profesional y personal, las líneas de investigación se orientarían al control de la atención, a la adecuada gestión de las prioridades y de los tiempos asignados, a la coordinación de procesos en red…. La investigación se hace más urgente si tenemos en cuenta que la incorporación de los nativos digitales a las empresas está acelerando la búsqueda de respuestas a estos retos. Los jóvenes que han crecido con messenger, facebook, twitter…ni siquiera conocen los modelos anteriores, carecen de referencias, no tienen con qué comparar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación / social media, Desintermediación / eComerce, Innovación / rutinas productivas, Otras innovaciones sociales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s