Crowdfunding: algunos usos “diferentes”

crowdfunding02Enrique Dans

Desde que se comenzó a hablar del fenómeno del crowdfunding, el grueso de la atención se ha dirigido a los proyectos que, de una manera u otra, han sido capaces de generar una gran atención y de batir, gracias al efecto red, todos los récords de recaudación en una u otra plataforma. En muchos sentidos, lo que llamaba la atención y generaba titulares era el hecho de que determinados proyectos fuesen capaces, gracias a una plataforma de crowdfunding, de alcanzar una visibilidad más elevada y de convencer a un número elevado de personas para que “pre-comprasen” el producto, financiando así a la compañía mediante unas donaciones no exentas de un cierto nivel de riesgo, pero que ponían el dinero en manos de los emprendedores precisamente cuando más falta les hacía.

El equity crowdfunding, por ejemplo, que permite invertir en acciones o en deuda subordinada de las compañías, ha tardado algo más en popularizarse, en gran medida debido al hecho de que en el país que más interviene en la popularización de este tipo de fenómenos, los Estados Unidos, son opciones que no están disponibles aún.

Pero aparte de este tipo de vertientes del crowdfunding, hay otros usos “diferentes” que me parece interesante comentar.

Podríamos hablar, por ejemplo, del uso de este tipo de esquemas para proyectos relacionados con el tercer sector (voluntariado, sin ánimo de lucro, ONGs, etc.)

o para la integración, la solidaridad y el desarrollo de comunidades,

o la especialización de determinadas plataformas en proyectos que poseen unas características determinadas, como el caso de la española Goteo.org con los proyectos “con ADN abierto”, que contribuyan al desarrollo del procomún, el conocimiento libre y/o el código abierto.

Considerando la proliferación de compañías dedicadas a explorar el ámbito del crowdfunding, parece claro que una parte del futuro de esta industria que muchos ven con una fuerte tendencia a la concentración estará en la especialización.

Otro caso interesante es el del uso del crowdfunding por parte de compañías consolidadas o de proyectos que, en realidad, no tendrían problemas para acceder a financiación. El tema saltó a la opinión pública con proyectos como la película sobre la serie de televisión Verónica Mars lanzado por su creador, Rob Thomas, la petición de un millón de dólares por parte del millonario Richard Garriott para financiar el desarrollo de un videojuego, o la de Spike Lee para una nueva película. El hecho de que personas que indudablemente no iban a tener problemas a la hora de financiar sus proyectos incluso posiblemente con dinero de sus propios bolsillos – Richard Garriott pagó en su momento treinta millones de dólares para convertirse en el sexto turista espacial – recurriesen a Kickstarter para ello atrajo algunas críticas de quienes consideraban que eso privaba de recursos a personas que podían realmente necesitarlos.

La verdad, sin embargo, es diferente: el crowdfunding no es un juego de suma cero, de manera que el hecho de que haya proyectos de un tipo no impide que aparezcan otros,y además, los proyectos con famosos detrás pueden actuar como un imán a la hora de atraer a nuevos participantes que, inicialmente, no se sentían atraídos hacia este tipo de plataformas. En varias entradas en su blog corporativo, Kickstarter dejó claro que su plataforma servía para hacer realidad proyectos, y que en nada afectaba a dicha misión el que detrás de los mismos estuviesen personas desconocidas, famosas, con dinero o sin él. No solo eso, sino que los proyectos que funcionaban especialmente bien, y los protagonizados por famosos como Spike Lee, funcionaban a la hora de incrementar la popularidad de la plataforma y de, por tanto, atraer más dinero a otros proyectos.

¿Qué pretenden realmente esos famosos o personas con dinero cuando ponen sus campañas en Kickstarter? Obviamente, el dinero no es malo para nadie, pero en realidad, el beneficio que se busca tiene mucho más que ver con el vínculo que se establece entre el proyecto y sus backers o financiadores, con la prospección del mercado para cuantificar la posible demanda, o con el extra de popularidad que otorga al proyecto el hecho de haber sido financiado por aquellos que tienen de verdad interés por él. En el caso de empresas, parece evidente que la viabilidad de un proyecto de crowdfunding dependerá en gran medida de la imagen de la compañía y de su conexión con los usuarios, así como del atractivo del proyecto. Pero la posibilidad de que una empresa establecida utilice una plataforma de este tipo para ver la demanda potencial de un producto o servicio existe, y no tiene por qué ser malinterpretada ni confundida con la falta de recursos. Para algunas plataformas y en algunos mercados, la idea de contar con un proyecto que genere atención mediática y que lleve a más usuarios a interesarse por este tipo de financiación colectiva sería sin duda una buena noticia. Y para algunas empresas, significaría la posibilidad de acercarse más y mejor al mercado y de tener la seguridad de que quienes dicen estar interesados lo están de verdad, hasta el punto de anticipar el dinero. No existe mejor focus-group que algo así. En muchos sentidos, además, la financiación colectiva sirve como un cierto espaldarazo de legitimidad para determinados proyectos, y pone a las compañías en donde realmente les debería gustar estar: en un punto de conexión con sus futuros clientes que genera no solo su compra, sino incluso su apostolado, su prescripción.

El hecho de disminuir la fricción a la hora de solicitar y recibir donaciones para un proyecto produce precisamente esto: que puedan beneficiarse de ello no solo ciertos tipos de proyectos, sino la economía en su conjunto. El crowdfunding, como vemos, tiene bastantes más derivaciones de las que inicialmente parecía.

(This post is also available in English in my Medium page, “Crowdfunding: a few alternative uses“)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desintermediación / eComerce, Economía colaborativa / Networking, Emprendimiento / Nueva capacitación, Innovación / rutinas productivas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s