Cuando “el terrorista” era Mandela

MandelaJoaquín Rábago

Nada más lejos de mi intención que hacer de aguafiestas o de Pepito Grillo, pero muchos elogios póstumos, esas necrológicas desde todas las ideologías, esas portadas de periódicos de derechas ocupadas por su hermoso y noble rostro, esas banderas a media asta y otros lutos oficiales en su memoria me han sonado, a veces, a hipocresía.

Que Nelson Mandela fue un gran hombre, valiente y al mismo tiempo paciente y generoso como pocos, un hombre dotado además de un inmenso carisma como político, es algo de lo que no puede haber ninguna duda. Y los numerosos homenajes que se le rindieron en vida y se le rinden ahora que acaba de morir son con seguridad justos y merecidos.

Pero ello no debe dejarnos olvidar un solo momento que muchos que hoy parecen venerarle como a un santo y ponen su vida como ejemplo de una política de perdón y de reconciliación con quienes fueron sus verdugos no dudaron en tacharle en su día tanto a él como a la organización que lideraba, el Congreso Nacional Africano (ANC), de “terroristas”. A él, que sólo optó por la vía armada cuando comprendió que no había otra forma de luchar contra un régimen opresor que había ahogado toda oposición sindical y política y que no dudaba en masacrar a la población negra.

El lingüista y activista político Noam Chomsky recordó en cierta ocasión cómo ése – el de “terrorista”- era el calificativo que le siguió dispensando hasta finales de los años ochenta, entre otros, el Pentágono norteamericano. Y cómo durante la presidencia de Ronald Reagan, el mismo que llamó “luchadores de la libertad” a los talibanes, Estados Unidos no sólo se opuso a las sanciones internacionales contra el régimen racista de Suráfrica sino que incrementó incluso el comercio con ese país.

También la primera ministra británica, Margaret Thatcher, y más de uno de sus correligionarios en el Parlamento de Londres siguieron calificando de “terrorista” al ANC, y algún diputado “tory” llegó a decir a mediados de la década de los ochenta que Nelson Mandela merecía ser “fusilado”.

No conviene olvidar tampoco ahora los largos años de colaboración de Israel con el Gobierno blanco surafricano, una colaboración que se extendió incluso, según algunos testimonios, al terreno nuclear militar porque ambos se consideraban países “rodeados de poderes hostiles habitados por pueblos oscuros”.

Ni está de más recordar al respecto cómo Mandela condenó aquella larga colaboración cuando visitó Israel país por primera vez en 1999, sólo después de dejar la presidencia surafricana, así como el trato dispensado por el Estado judío a los palestinos y la injusta ocupación de sus territorios. Y cómo dijo con motivo de aquella visita que, tras salir de prisión en 1990, había recibido invitaciones de casi todos los países del mundo excepto de Israel.

Hoy, todo el mundo honra, sin embargo, a Mandela, y le pone como ejemplo de generosidad y humanidad. Pero tanto elogio ocurre mientras siguen pasando las mismas cosas que hicieron levantarse y luchar a Mandela, mientras muchos países africanos continúan desgarrándose y desangrándose por culpa de sus políticos cleptócratas y del sistemático pillaje de empresas multinacionales que explotan las enormes riquezas que encierra su subsuelo con la complicidad de tantos déspotas locales.

Hoy se llora al líder surafricano mientras gobiernos democráticos no dudan en hacer la vista gorda mientras esos corruptos tiranuelos ponen a buen recaudo en paraísos fiscales sus cuentas bancarias o adquieren lujosas propiedades con el dinero impunemente robado a sus pueblos.

Hoy se le llora como a un héroe mientras un sinnúmero de los hijos de ese continente tan rico como desgraciado huyen incesantemente de las hambrunas, de la miseria o de las continuas guerras, atizadas por quienes sólo buscan lucrarse con la venta de armas o la explotación de los recursos naturales.

Y se les deja morir de sed o de hambre en sus extenuantes travesías por un desierto que no conocen, ahogarse en el naufragio de sus frágiles pateras o desangrarse tratando de saltar las alambradas de espino y de cuchillas, camino de ese Norte con el que siempre han soñado y que muchos de ellos jamás alcanzarán.

En medio de tantos elogios fúnebres a Madiba, conviene no olvidar nada de esto

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación / social media y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuando “el terrorista” era Mandela

  1. Jose Basora dijo:

    Me gusta ser lo mas justo e impacial que se pueda, mi opinion es que este comentario acerca de mandela esta 100% acertado, mi opinion es que no se puede quitar los meritos de luchador, de hombre humilde, paciente, etc, etc a Mandela, pero la realidad es que eso de que el fin justifica los medios es un cuento chino que vino de parte de Maquiavelo, porque cómo explicar el hecho de que usted va a luchar por la paz utilizando la guerra, Es como los Estados Unidos que fueron a despojar a Sadam Hussein de sus armas de destruccion masivas, con armas de destruccin masivas. Vivmos en tiempos en donde la gente cree lo que sea, aunque sea mentria. No podemos de dejar de darle los meritos que Mandela se merece, pero eso de compararlo con Ghandi, Marthin Luther King, Jesucristo, esta del cielo a la tierra, porque ninguno de estos verdaderos iconos de la Historia, nunca utilizaron los medios empleados por mandela para lograr un fin favorable, dejemonos de engañarnos, y dejemos de mutilar la historia.

    • Parece coherente pero no lo tengo tan claro como tu. Rechazar la Revolución Francesa, la sublevación del 2 de Mayo, incluso la lucha contra Hitler o el fascismo, con guerrilla incluida…
      Elegir en cada caso como único camino la no violencia absoluta, la entrega pasiva, no se, no se…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s