Revista de (alguna) prensa en los telediarios

CabecerasEnrique Dans

Sin duda, es un momento al que estáis todos acostumbrados: una sección, al final de los informativos de la noche en televisión, en la que se revisan los titulares de la prensa del día siguiente. La idea es intentar ofrecer a los espectadores un adelanto de lo que se encontrarán al día siguiente en los quioscos, una manera de pulsar la actualidad, de repasar lo que los distintos medios han considerado adecuado destacar en sus portadas.

Habitualmente, en los canales de televisión de ámbito nacional, las cabeceras que se revisan son las seis que aparecen en la ilustración: El País, El Mundo, ABC, La Razón, La Vanguardia y El Periódico.

Los elegidos son solo periódicos de papel 

¿Alguien se ha parado a analizar por qué esto es así? ¿Por qué se ofrece a esos medios – y no a otros – la oportunidad de que el contenido de su portada aparezca destacado en los informativos de las principales cadenas de televisión, con toda la visibilidad que ello les otorga? Los informativos de televisión revisan, en realidad, la prensa en papel, la que se puede encontrar en los quioscos.

En pleno años 2015, cuando el último EGM nos dice que  los periódicos de papel tienen una audiencia del 29,8% en acusado descenso desde hace ya muchos años, frente a un 60,7% de internet con un fuerte crecimiento, resulta que el criterio utilizado para destacar las noticias en los informativos de televisión es… que estén impresos en papel. ¿Tiene sentido que sea hoy el formato papel y el hecho de venderse en un quiosco lo que marque qué medios obtienen el privilegio de ser destacados en los informativos de televisión?

Los elegidos no son los de mayor difusión

Pero la cuestión todavía es peor, porque los medios elegidos ni siquiera son los que más audiencia tienen en papel. Si volvemos al EGM, observaríamos que las cabeceras generalistas con mayor audiencia en papel no corresponden con esa selección.

Si fuera la lista de los seis medios en papel más leídos estarían El País, 20 Minutos, El Mundo, La Vanguardia, La Voz de Galicia y El Periódico.  Entraría 20Minutos (segundo medio en audiencia en papel) y La Voz de Galicia y se caerían el ABC  y La Razón.  De hecho, introducir a La Razón en la lista nos forzaría a pasar por encima de otras tres cabeceras como El Correo, La Nueva España o El Faro de Vigo.

Podríamos entender que un diario como La Razón se destacase en los informativos de Atresmedia, medio con el que comparte accionistas de referencia, pero… ¿qué lleva a que ese medio obtenga esa misma privilegiada posición de visibilidad en otras cadenas, como las pertenecientes a Mediaset? ¿Y en los informativos de la cadena pública, Television Española? ¿Qué criterio justifica una decisión así, con todo lo que ello conlleva? ¿Tradición? Decididamente no en el caso de La Razón, medio que inició su andadura… en 1998!

¿Difusión? ¿Influencia?  

¿Se trata acaso de seleccionar los medios supuestamente más influyentes, o los que de alguna manera “marcan la agenda informativa”? Me temo que no, fundamentalmente porque la agenda informativa, como ya hemos visto, no la marcan ya a día de hoy los medios en papel, sino los medios en internet.

(Poli-TIC. Aquí el autor confunde influencia con audiencia. No siempre los de mayor audiencia son los más influyentes. La influencia -la que importa a lobbys y grupos de presión- se consigue accediendo a las minorías poderosas no tanto a las mayorías sociales.  Para “marcar la agenda” de las instituciones y de los que deciden, que es la importante, se necesita acceder  a los círculos de poder)

La red es el medio elegido para informarse de las noticias por la gran mayoría de los españoles. Y si utilizaramos las audiencias de los medios en internet aportadas por  comScore tendríamos que haber seleccionado a El País, El Mundo, ABC, 20Minutos, La Vanguardia y El Confidencial. Para incluir La Razón necesitaríamos bajar hasta nada menos que el nº 24, obviando completamente a medios como, (entre otros), Público, ElDiario.es, LaInformación.com…

Los elegidos tampoco parecen basarse en criterios periodísticos

Si no son las ventas ni la audiencia de papel (…)  ¿a qué obedece esa selección? ¿Por qué precisamente esos medios y no otros? ¿Se trata acaso de algún tipo de selección en función de un criterio periodístico, se incluyen tal vez aquellos medios considerados “más serios”? ¿O de buscar un supuesto “equilibrio” entre “prensa de Madrid” y “prensa de Barcelona”, como si eso tuviese hoy algún tipo de sentido?

(Poli-TIC.  La llamada “prensa de Madrid” suele confundirse con la “prensa nacional”, resquicio de una visión centralista de España que desprecia a “la periferia”, donde los de Madrid  tienen escasísima audiencia.  Es también, el reconocimiento de que el poder real, las influencias decisivas, siguen estando en Madrid)   

La respuesta vuelve a ser no. En los últimos tiempos, no han sido pocas las ocasiones en que medios como El Confidencial o ElDiario.es se han adelantado a otros con exclusivas o con revelaciones basadas en periodismo de datos o de investigación que, de una manera u otra, han marcado la agenda informativa. Las coberturas en tiempo real que de muchas noticias llevan a cabo medios como 20Minutos no desmerecen en absoluto las de otros medios, y en muchos casos, las mejoran notablemente. Si hubo una época en que “el verdadero periodismo” se hacía únicamente en determinados medios de papel, esa época hace ya mucho tiempo que pasó.

Si preguntas en las televisiones, pueden encontrarte respuestas de todo tipo, pero la que predomina es que “eso no se puede cambiar”, y que si se ha intentado, ha generado reacciones muy fuertes que han llevado finalmente a desterrar la idea. Pero la pregunta es clara: ¿qué sentido tiene marginar a medios que llevan a cabo periodismo serio y que obtienen audiencias mayores que otros?

No son los más influyentes: consiguen influir en la agenda precisamente porque los seleccionan en los telediarios

Gracias a su presencia en los informativos de televisión, las seis cabeceras elegidas (todas ellas pertenecientes a  AEDE, una asociación que no permite la entrada a socios que no tengan una cabecera en papel y de pago) obtienen un beneficio muy claro: que “parezca” que son ellos los que marcan la agenda, cuando en realidad no es así. (…) En realidad, es una especie de “profecía autocumplida”: hay medios que consiguen “parecer” más relevantes gracias, precisamente, a su inclusión en esos resúmenes, y las televisiones los siguen incluyendo en esos resúmenes porque supuestamente son los más relevantes. Pero hace ya mucho tiempo que esa situación no responde a la realidad.

¿Cuándo empezarán a plantearse las televisiones que lo razonable, puestos a analizar lo que traen los medios para el día siguiente, es incluirlos en función de su verdadera relevancia o de algún criterio realmente objetivo, independientemente de cuestiones como el papel, la supuesta tradición, o el poder del lobby que tienen detrás?

¿No deberían las televisiones reflejar la realidad de la agenda informativa española, y destacar los medios que realmente tienen relevancia, aquellos en los que se informan los ciudadanos, al menos en el ámbito de las noticias generalistas?

¿Por qué no revisar las portadas de los medios más relevantes en internet, en lugar de esperar a que cada noche se diseñen para las imprentas las portadas de algunos medios en papel escogidos de manera completamente subjetiva?

¿No deberíamos, como espectadores, plantearnos por qué se otorga una hegemonía absurda y sin ningún tipo de cuestionamiento únicamente a esos seis medios?

¿No es ya tiempo de ir planteándose cambiar este tipo de cuestiones?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación / social media y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Revista de (alguna) prensa en los telediarios

  1. Julián dijo:

    Enrique Dans introduce un tema interesante que evidencia como lo viejo se resiste a ceder paso a lo nuevo. Además la difusión de esa prensa de papel es todavīa mucho más ficticia porque se regalan miles de ejemplares en universidades y centros públicos para fingir unas tiradas que no son consecuencia de la compra de ejemplares y poder justificar asī las tarifas publicitarias. La Razón es un ejemplo de libro, se le da una importancia en las televisiones que no corresponde a su magra tirada… La prensa de papel es un negocio del pasado… Es evidente… Y un símbolo de un tiempo que ya no es el actual.

    • Ignacio Muro dijo:

      Es efectivamente un ejemplo de cómo lo viejo se resiste a morir. Pero también de cómo el refuerzo mutuo entre soportes (portadas de papel + comentarios de analistas en televisión) fortalece las lineas conservadoras d ella agenda. Esa alianza reclama, por un lado, portadas”espectaculares”, amarillentas… y, por otro, comentaristas que vinculen lo que dice uno y otro en un discurso discontinuo y continuo al tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s