Público-privado

publico-privadoJoaquin Rábago

No se cansan los autoproclamados liberales de cantar las excelencias de los conciertos público-privados en la prestación de servicios públicos: desde la sanidad y la enseñanza hasta las infraestructuras.

El problema es que, a la vista de tantos casos de corrupción como han estallado en los últimos años en Madrid, en Valencia y tantos otros lugares, se trata simplemente del reparto del pastel de lo público entre los “amiguetes”.

Se justifica muchas veces esa fórmula, aplicada ya en otras partes, sobre todo en el mundo anglosajón, siempre pionero en cosas del dinero, por la mayor eficacia y capacidad de gestión que atribuyen sus partidarios al sector privado frente al público. Explican ésos que, al asumir riesgos, la empresa privada estará siempre más vigilante y procurará que no se produzcan desvíos o despilfarros, vicios que, según ellos, parece llevar lo público en su ADN.

Y, sin embargo, la experiencia también de otros países, desde el Reino Unido hasta Canadá, demuestra que en cuanto se produce algún problema o en cuanto la empresa privada no encuentra la rentabilidad esperada, toma las de Villadiego y al final es siempre el sector público el quien debe hacerse cargo de la factura.

Ya lo dijo el premio Nobel de Economía estadounidense Joseph Stiglitz: se trata de un sistema en el que “el sector público asume todos los riesgos mientras que la empresa privada se lleva todos los beneficios”. El riesgo no puede transferirse en ningún caso totalmente al sector privado porque al final será siempre el Estado el responsable de garantizar la prestación de unos servicios que no pueden esperar en ningún caso.

Con frecuencia se justifica el recurso a lo privado para financiar proyectos públicos por necesidades presupuestarias del momento, pero como dice el refrán: Pan para hoy, hambre para mañana.

La desregulación financiera y la abundancia de liquidez facilitaron el que el sector privado pudiera conseguir en el pasado dinero barato para acometer esos proyectos. Pero eso ya no es siquiera cierto en este momento: ahora los poderes públicos pueden acceder a créditos en condiciones mucho más ventajosas que el sector privado.

En la actualidad, le es más rentable al sector público asumir directamente los costos antes que dejar que lo hagan otros y terminar pagando mucho más, como suele ocurrir. O si no, que se lo pregunten a los londinenses, que vieron cómo la empresa contratada para ocuparse del mantenimiento de la red de metro en régimen público-privado acabó en quiebra por culpa de una gestión desastrosa, lo que costó cientos de millones de libras a los contribuyentes.

El problema es que nuestros liberales pretenden estar en la vanguardia cuando en otros países ya se está de vuelta de ese tipo de experimentos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bien común / interés privado y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Público-privado

  1. Aurora dijo:

    Totalmente de acuerdo. Es una falacia pensar que la gestión privada es mejor que la pública. No está demostrado, ademas como dice el autor si en los conciertos público-privados no hay beneficios siempre es el Estado el que carga con el sobre coste. El ejemplo mas reciente lo tenemos con los gobiernos de Aguirre y su apuesta desmesurada por hospitales y radiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s