Abogacía ‘low cost’ ¿puro ‘marketing’ ?

LegalitasNatalia Gonzalez de Ugarte    (Diario Norte)

La irrupción de ciertos servicios empresariales jurídicos con precios muy competitivos divide a un sector que mayoritariamente apuesta por adaptar sus modelos de negocio a los nuevos tiempos, pero sin restar valor añadido a sus servicios.

El modelo low cost, implantado con el objetivo de atraer al consumidor masivo a ámbitos que hasta ahora le resultaban inaccesibles -como los viajes y la moda- se ha extendido a todos los sectores y el de la abogacía no es una excepción. Lo cierto es que los ciudadanos que tienen que contratar los servicios de un abogado tiemblan cuando reciben la factura final por los servicios prestados, así que son muchos los que optan por esta nueva filosofía de negocio que invade Internet.

El sector se divide entre los partidarios de estos nuevos modelos, los servicios jurídicos con precios muy competitivos -irrisorios en los casos extremos- y los que apuestan por dar continuidad al sistema de trabajo de los despachos profesionales, a pie de calle, que según ellos, garantizan calidad y atención especializada al cliente. Este bloque defiende la profesión frente al intrusismo y alerta de la publicidad engañosa que fluye desde Internet. Esta división de opiniones se ha dejado ver en el Congreso de Abogacía, así que el debate, sobre un fenómeno que ha llegado para quedarse, según han coincidido todas las partes, estaba servido.

(Poli-TIC.- Las TIC están acelerando la tendencia estructural del nuevo capitalismo hacia la polarización del mercado de trabajo. Determinadas aportaciones de profesionales cualificados como médicos, abogados, profesores… devaluarán sus funciones al convertirse en comodities, sin capacidad de aportar valor diferencial.  Seguirá habiendo grandes bufetes “de éxito” pero estas nuevas plataformas no hacen más que sancionar una situación en el que se ubicarán una proporción creciente de abogados y, si no lo remediamos, con empleos de baja cualificación y calidad.)

El intercambio de opiniones lo protagonizaron Alfonso Carrascosa, presidente de Legalitas; Cristina Llop, presidenta de la Confederación Española de Abogados Jóvenes (CEAJ); y Josep Pérez Tirado, abogado especializado en el asesoramiento integral a víctimas de accidentes de tráfico.

En opinión de Alfonso Carrascosa –quien admitió que su empresa ha creado ciertas reticencias en la profesión, posiblemente porque “no hemos sabido explicar nuestro negocio”– es posible prestar un servicio de gran calidad a un precio asequible, mediante medidas como la eliminación de costes, la simplificación de las formas de comunicación y el fomento de un alto grado de especialización.

“No hay que tirar los precios”

Cristina Llop ha repasado algunos conocidos modelos de economía low-cost en áreas como la decoración, la ropa o la aviación.

“¿Nos debemos equiparar a estos modelos de negocios? ¿Tenemos que adaptar nuestros negocios? Los abogados somos garantes de la justicia. No podemos equipararnos al modelo de negocio low-cost. Además, al hacer una minuta hay que tener muy en cuenta el valor añadido que aportan los abogados: formación, atención al cliente y sobre todo responsabilidad. No hay que tirar nuestros precios, ni tirar nuestro trabajo ni minusvalorarlo.

Debemos adaptarnos a los nuevos tiempos, renovarnos, dar un paso adelante y aprovechar las tecnologías, pero sin restar valor añadido a sus servicios”.

Llop ha enfatizado que “la abogacía joven no es en ningún caso de abogacía low-cost. Son los grandes despachos quienes pueden ofrecer precios low cost”.

Por su parte, Josep Pérez Tirado, conocido defensor de víctimas de accidentes de tráfico, ha asegurado que entre quienes han sufrido un accidente y han acudido a abogados low-cost no hay un alto grado de satisfacción.

¨La expresión low-cost es puro marketing” y considera un “grave riesgo que haya una extensión generalizada de este tipo de servicio”.

Este profesional ha alertado de las confusiones que en ciertas ocasiones genera la abogacía low-cost, porque parece que los precios que se publicitan venden todo cuando solo es una parte, y porque “el derecho a la libre elección de abogado queda en papel mojado en pólizas que cubren 200 euros”.

Pérez Tirado ha reconocido que “el uso de las tecnologías puede abaratar coste y todos debemos avanzar en este campo, porque la tecnología debe ser un aliado, pero siempre con el objetivo de dar servicios de más calidad”. Pérez Tirado ha rematado su conferencia con un declaración que ha suscitado una calurosa ovación entre el público del congreso.

” Los abogados del turno de oficio sí que conocen el low-cost por lo que les paga la administración”.

(Poli-TIC. Con todo, desarrollar plataformas españolas en estos sectores es claramente mejor que no hacerlas. La naturaleza de los nuevos servicios volcados en la proximidad (prestar un coche, elegir un taxi, solicitar un médico…) suelen ser atendidos en todo el mundo por aplicaciones normalmente radicadas en California. El resultado es una apropiación creciente de valor territorial que facilita una transferencia de plusvalías a EEUU mientras la debilidad y dependencia de Europa se acentúa.)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desintermediación / eComerce, Economía colaborativa / Networking, Emprendimiento / Nueva capacitación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s