‘Profecía’, las oleadas migratorias africanas vislumbradas por Pasolini hace 50 años

PasoliniUn poema de rabiosa y triste actualidad que denuncia lo que ya se veía venir desde el lejano 1965. Un canto amargo, una descripción bíblica, un grito sobre la violencia embalsada que provoca la injusticia y él hambre, una tristísima evidencia de nuestra insolidaridad y sus consecuencias. Una mirada a los hombres que cruzan en patera el mar de nuestras playas, a los que pocas veces vemos los ojos.

Alí de los Ojos Azules

uno de tantos hijos de los hijos,
llegará de Argelia, en nave
a vela y remos. Vendrán
con él millares de hombres,
cuerpecillos y ojos
de pobres perros de los padres
sobre barcas varadas en los Reinos del Hambre. Traerán consigo los niños,
y el pan y el queso, en papeles amarillentos del Lunes de Pascua.

Vendrán con las abuelas y los asnos, sobre trirremes robadas en puertos coloniales.
Desembarcarán en Crotone y en Palmi,
por millones, vestidos con harapos
asiáticos y camisas americanas.

De pronto, los calabreses dirán, como de malandrín a malandrín:
“¡Ahí vienen los viejos hermanos,
con hijos y pan y queso!”

De Crotone o de Palmi partirán para Nápoles, y de allí a Barcelona,
a Salónica y a Marsella,
a las ciudades de la Mala Vida.

Almas y ángeles, ratones y piojos, con el germen de la Historia Antigua
volarán ante los valiatos.

¡Siempre humildes!

¡Siempre débiles!
¡Siempre tímidos!
¡Siempre ínfimos!
¡Siempre culpables!
¡Siempre súbditos!
¡Siempre parvos!

Ellos, que nunca quisieron saber, ellos, que sólo tenían ojos para implorar,

ellos, que vivieron como asesinos bajo tierra, ellos, que vivieron como bandidos
en el fondo el mar, ellos, que vivieron como locos en mitad del cielo,
ellos, que se construyeron
leyes fuera de la ley,

ellos, que se adaptaron a un mundo por debajo del mundo,

ellos, que creyeron en un Dios siervo de Dios,
ellos, que cantaban
las masacres de los reyes,

ellos, que bailaban las guerras de los burgueses,
ellos, que oraban
a las luchas proletarias…

… deponiendo la honradez de las religiones campesinas,
olvidando el honor
de la mala vida,
traicionando el candor
de los pueblos bárbaros,

tras su Alí de los Ojos Azules – saldrán de debajo de la tierra para matar –
saldrán del fondo del mar para agredir – bajarán

desde lo alto del cielo para robar – y antes de llegar a París

para enseñarles el goce de vivir,

antes de llegar a Londres para enseñarles a ser libres,

antes de llegar a Nueva York
para enseñarles a ser hermanos
– destruirán Roma
y sobre sus ruinas
depositarán el germen
de la Historia Antigua.

Luego, con el Papa y todos los sacramentos,

se las tendrán como gitanos
en dirección noreste,
banderas rojas
de Trotsky al viento…

Anuncios

Acerca de Ignacio Muro

Economista, miembro de Economistas Frente a la Crisis. Analista social. Profesor de Periodismo en la Univesidad Carlos III y experto en procesos informativos. http://www.ignaciomuro.es. @imuroben
Esta entrada fue publicada en Globalización / Gobernanza, Unilateralismo/ guerra y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s